LA FALSEDAD DEL SER

 

¿Qué hacemos cuando la mentira se vuelva una forma de vida? Escapar de la realidad, no es algo nuevo. A decir verdad, se hace tanto que a veces me pongo a pensar si que la gente en verdad vive la vida o solo la vida es un reflejo de una ilusión perdida. Es una espejismo de una realidad que no queremos aceptar y que nos hace buscar una mentira.

 

 

Pero uan frase, vuelve a mi mente, una frase que escuché en el colegio, cuando aún era muy chico y si, esa clase de frase hablamos y analizabamos en el colegio de entonces

 

La verdad puede ser amarga, pero nunca mala. La mentira puede ser dulce, pero nunca buena.

 

 

Nada mas cierto.

 

 

Desde el politico que miente, desde la personas que le cree, desde la personas que publica historias en las redes sociales, riendo aunque este llorand en su casa, desde el empresrio que sabe que su producto no es bueno, desde el carpintero que sabiendo que no cumplira, nos miente, desde el cuento de salida nocturna que termino en fiasco pero lo contamos como la mejor de las fiestas, desde la chica que nos dejo, pero que decimos que nosotros la dejamos, desde la mentira desde el podio religioso.

 

 

¿Porqué?

 

 

Vivimos en un mundo visual, donde el reflejo del escaparate nos dice lo que hay que comprar. Y en eso nos hemos empenado, en crear el propio escaparate de una vida externa, nos hemos convertido en las pilas electrica de Matrix, solo que nosotros mismo nos colocames el cable que nos una a la red de ilusión que hemos creado. Cuando la existencia se vuelve tan inesperada, recurrimos a la mentira quizás como la unica fuente de apoyo.

 

 

Yo siempre he abogado por una verdad, un mundo donde la mentira se ha vuelto uan forma de vida, la verdad se suele tomar como una afrenta. No es sorprendete entonces, que todo lo que se diga se toma a mal, que hay una generación de personas hiper sensibles y que todo lo toman personal. La verdad no es emocional, nosotros le damos el valor emocional. La pregunta es ¿En que mundo queremos vivir? Cuando veo a la gente, lamento que ya creo conocer esa respuesta.

 

 


debate para el olvido

El último sabado, se realizo en el Perú el debate presidencial entre los dos candidatos para la segunda vuelta. Decir los nombres, es casi ya demasiado para mi, pero lo haré. El debate fue entre Keiko Fujimori y Pedro Castillo. Y la verdad que, lo que vi, lo que oí no es mas que preocupante mire donde se miré.

 

 

Primero que todo, esta el destino de 30 millones de peruanos. Creo que cualquier ser humano merece algo mejor , pare eso se necesita primero tener las condiciones y las oportunidades, llamese buenos colegios, buenas universidades, buen sistema de salud, buen sistema laboral y en eso el estado peruano, el Perú “libre e independiente” ha fracasado desde el mismo momento que nació no pudiendo jamás crear un estado solido, fuerte que defienda los intereses de los peruanos. Hay que aceptarlo, el Perú del bicentarioa, considerando la parte simbolica que eso significa es un país pobre culturalmente, pobre economicamente, pobre politicamente, pobre en todo, sin ninguna presencial politica, economica, cultural o al menos deportiva que merezca ser apreciada. Y es ahí donde viene el segundo punto, ¿Es todo culpa del gobierno? Pues no.

 

 

Antes, cuando la educación era un privilegio de los ricos, donde comprar un libro era casi una cachetada a la pobreza se entiende que el acceso a la educación a las oportunidades era casi imposible. Se nacía pobre, se vivía pobre. Pero ha habido un cambio (no es algo unico del Perú, sino un cambio mundial) y ahora el acceso a la información (llamese simplemente internet) y las posibilidades son aun mayores. Pero se necesita voluntad. Algo que la mayoría (no digo todos, ya que muchos la tienen) no la tienen. No nos enganemos, desde los anios setenta, las personas han ido mejorando sus posibilidades y su percepción. Las empresas, los negocios, los puestos del gobierno no los ocupan personas de 100 años, sino personas de 40 o 50 a lo maximo. Quizás sesenta en puestos muy altos. Desde hace 30 años han podido hacer un cambio, pensar en el país, generar verdadera riqueza (no solo contentarse con las migajas que dejan las empresas). Pero no, han preferido olvidarse, dejar todo en el olvido. Y el resultado es el que vemos el día sabado. Donde no se discutió ni un solo tema, donde no se trato ni una sola propuesta en serio. Todo rodeado de un circo mediatico para el olvido, haciendo de los dos candidatos dos payasos del momento prometiendo a diestra y siniestra todo cuanto pueden. La una, nos quiere llevar unos años noventa que segun ella han sido lo mejor que se ha vivido en el Perú. El otro llevarnos a unos años setenta, que según el, son el paraiso sobre la tierra. Todos viven en un pasado que jamas existió y son incapaces de pensar en el futuro del país. Cuando se requiere unidad, hay odio, cuando se requiere unión, hay polarización, cuando se requiere educación, hay simplonada, cuando se requiere profundidad, hay “criolladas”. Ese el Perú de hoy, ese el Perú que se demostro el sabado. Ese es el Perú que seguira siendo, a menos que hagamos algo.

 

 


encrucijada mortal